El camino al éxito

Existe el camino al éxito, si, pero ¿tiene un destino final? ¿hay una última parada en la que digas, POR FIN? ¿quién nos avisa cuando hemos llegado?

Seguro que alguna vez habéis escuchado esa frase que habla de que nunca nadie llega a ser completamente feliz, puesto que siempre hay algo que le quita el sueño,o algo que se podría mejorar, y sin embargo todo el mundo piensa siempre en aquél tiempo del pasado (hace años, meses o incluso días) en el que era COMPLETAMENTE FELIZ.

Pero, ¿de verdad se percata uno de cuando eso ocurre? Del momento exacto en el que eres tan feliz que al cabo de un tiempo pensarás en él y desearás volver.

De manera que coge perspectiva, párate un momento, aparca y tómate el tiempo que necesites para encontrar lo que buscas, eso que tienes y que extrañarás.

Esto que acabáis de leer es algo importante que debéis pensar si estáis deseosos de cumplir un objetivo pero no veis la hora de que llegue el momento de acabar.

El destino parece precioso, pero el camino es maravilloso

Tenemos que ser conscientes de que no podremos volver a ese camino nunca, podremos vivir cosas mejores, o parecidas, pero nunca iguales.

Hace poco, revisando fotos antiguas encontré una de mis padres en la que estaban estudiando, eran universitarios, había unas cuantas caras que pude reconocer en la foto, compañeros de facultad, amigos o familiares.

Se podían ver los libros que estaban estudiando, y recordé, como yo no hace mucho, pasé noches en vela memorizando. Pude recordar la desesperación y el cansancio y recordé las ganas que tenía de acabar de estudiar de una vez por todas y empezar algo más interesante.

Continué mirando la foto, y ví que encima de la mesa había un par de cervezas, y eso me hizo sonreir, seguro que ese día mis padres y sus amigos tuvieron una jornada de estudio, pero ahora mismo no recuerdan precisamente lo que estaban estudiando, solo ellos saben lo que se rieron esa noche. Entonces pude recordar, lo bien que me lo he pasado estudiando, los ataques de risa en la biblioteca, las noches eternas en el jardín de mi casa y los días de ya no me cunde, vámonos de copas.

El éxito no es llegar, es hacer que llegar sea increíble

Pero lo mejor de todo, es que no puedes lamentarte de no haberte dado cuenta de lo genial que era el camino, lo mejor de todo es que estás a tiempo, por que como ya he dicho, aún estamos en el camino, puesto que éste nunca se acaba.

De manera que hoy, cuando tengas que trabajar hasta tarde y mañana madrugar, cuando llegues a casa muerto por el duro día de trabajo o de estudio, y pienses “puff no tengo ganas de nada”. Para y piensa que dentro de unos años vas a querer volver a ese exacto momento, piensa por qué,  tu “yo del futuro” querría estar ahí.

Puede que sea por la compañía al llegar a casa, (marido/esposa, compañeros de piso, hijos, padres), por un simple “buen trabajo” de la persona adecuada, por un abrazo, por las cañas en el bar de siempre después del trabajo o de las clases, por el propio trabajo que es matador pero TE ENCANTA.

Al madrugar mañana, y pasado y al otro… mira a tu alrededor, que seguro que hay algo que hace que te encante estar ahí, y eso te ayudará a trabajar duro y triunfar en lo que te propongas. La clave de todo es disfrutar al máximo de cada cosa que hacemos.

Recuerda que el camino del éxito es saber encontrar el éxito en el camino

Plaza Cuatro Caños
Plaza Puerta de Mártires, 1
28801 Alcalá de Henares
Madrid

91 086 88 83